LEY DE SOCIEDADES PROFESIONALES Y SU RESGISTRO EN LOS COLEGIOS PROFESIONALES

Como consecuencia de la publicación de la Ley de 2/2007 de 15 de Marzo, de asociaciones profesionales, se resuelve de alguna manera la situación que durante bastante tiempo se venia produciendo sin regulación especifica y con los consiguientes problemas para los distintos colegios profesionales, así como para el ejercicio de la profesión de los distintos profesionales.

Por tanto a partir de la publicación de dicha Ley, se regula definitivamente la ASOCIACION DE DISTINTOS PROFESIONALES, tanto de la misma profesión de cómo de distintas profesiones.

La consecuencia inmediata de la publicación de dicha ley, es la regulacion que todos los colegios profesionales tienen que hacer del denominado REGISTRO DE SOCIEDADES DEL COLEGIO.

Para ello, lógicamente, debemos tener en cuenta lo que la mencionada Ley establece en cuanto a la denominación de las mencionadas sociedades profesionales, como a los requisitos que deben tener, tanto en su constitución como en su composición de participación y órganos de gestión, así como los requisitos de los denominados registros de sociedades del Colegio

Así pues debemos ver que es lo que se establece en la definición de las sociedades profesionales, regulada en el articulo 1 apartado 1. Donde establece Que las sociedades que tengan por objeto social el ejercicio en común de una actividad profesional, deberán constituirse como sociedades profesionales, estableciendo que al objeto de la mencionada Ley, es actividad profesional aquella para cuyo desempeño se requiere titilación Universitaria oficial, o titulación profesional para cuyo ejercicio sea necesario acreditar una titulación universitaria oficial e inscripción en el correspondiente colegio profesional.

Indicándose que a tales efectos se entiende que hay ejercicio en común de una actividad profesional cuando los actos propios de la misma sean ejecutados directamente bajo la razón o denominación social y le sean atribuidos a la sociedad los derechos y obligaciones inherentes al ejercicio de la actividad profesional como titular de la relación jurídica establecida con el cliente.

En él articulo 2 de la mencionada ley se establece lo que se denomina como “EXCLUSIVIDAD DEL OBJETO SOCIAL” Estableciéndose que las mencionadas sociedades únicamente podrán tener por objeto el ejercicio en común de actividades profesionales, y podrán desarrollarlas bien directamente, bien a través de la participación en otras sociedades profesionales. Teniendo en este caso, la participación de la sociedad la consideración de socio profesional en la sociedad participada. No pudiendo por tanto tener otra actividad, en el objeto social, que no sea la propia de la actividad profesional.

En cuanto a la composición y participación de los socios en la sociedad, se establece en él articulo 4.2 que las tres cuartas partes del capital y de los derechos de voto, o las tres cuartas partes del patrimonio social y del numero de socios en las sociedades, no capitalistas, habrán de pertenecer a socios profesionales.

Regulándose en el apartado 3 del mismo articulo, que igualmente habrán de ser socios profesionales las tres cuartas partes de los miembros de los órganos de administración, en su caso, de las sociedades profesionales. Si el órgano de administración fuere unipersonal, o si existieran consejeros delegados, dichas funciones habrán de ser desempeñadas necesariamente por un socio profesional.

Por ultimo y no por ello menos importante, en él articulo 8 de esta Ley se establecen las normas de Inscripción registral de las sociedades profesionales, Indicándose en el apartado 1) de este articulo que, la escritura publica de constitución deberá ser inscrita en el Registro Mercantil y con la inscripción se adquirirá por la sociedad profesional su personalidad jurídica, estableciéndose mas adelante los datos que se deben reseñar en la escritura publica para que se pueda acceder a su inscripción como tal.
Indicando en el apartado 4 del ya mencionado articulo 8 la intervención de los distintos colegios profesionales y en tal sentido, la sociedad se inscribirá igualmente en el registro de Sociedades Profesionales del Colegio Profesional que corresponda a su domicilio, a los efectos de su incorporación a mismo y de que este pueda ejercer sobre aquella las competencias que le otorga el ordenamiento Jurídico sobre los profesionales colegiados.
Debiendo el registrador Mercantil comunicar de oficio al registro de Sociedades Profesionales la practica de las inscripciones, con el fin de que conste al colegio la existencia de dicha sociedad y de que se proceda a recoger dichos extremos en el citado registro Profesional. La Publicidad del contenido de la hoja abierta a cada sociedad en el Registro Mercantil y en el Registro de Sociedades Profesionales se realizara a través de un portal en Internet bajo la responsabilidad del Ministerio de Justicia. Siendo el acceso al portal de Internet Publico, gratuito y permanente.

Por tanto los colegios Profesionales deberán remitir periódicamente al Ministerio de Justicia y a la Comunidad Autónoma respectiva las inscripciones practicadas en sus correspondientes Registros de Sociedades Profesionales.

Él articulo 9 Establece el desarrollo de la actividad profesional y la responsabilidad disciplinaria, indicando que las causas de incompatibilidad o de inhabilitación para el ejercicio de la profesión que afecten a cualquiera de los socios se hará extensivas a la sociedad y a los restantes socios profesionales, salvo exclusión del socio inhabilitado o incompatible en los términos que se establece en la presente Ley.

No siendo en ningún caso obstáculo el ejercicio de la actividad profesional a través de la sociedad para la afectiva aplicación a los profesionales, socios o no, del régimen disciplinario que corresponda según su ordenamiento profesional.

Siendo por tanto obligación para cada colegio el establecer y regular UN REGISTRO DE SOCIEDADES PROFESIONALES, dentro de los plazos establecidos por la presente Ley y debiéndose ajustar los mismos a los requisitos indicados, en cuanto a la participación de los profesionales, identificación de la sociedad, domicilio social y órganos de gestión de la sociedad. Debiéndose además de aportar dichos datos al Ministerio de Justicia y respectivas Comunidades autónomas, aportar dichos datos al Registro Central que se cree en el respectivo Consejo General de Colegios Profesionales.

Teniendo por tanto la inscripción en el mencionado registro los efectos previstos en la presente Ley.

www.alfonsohernandezquereda.com